Antitaurinos

Me contaron una anécdota de Agustín de Foxá que resume precisamente lo que me producen a mí los antitaurinos. Se cuenta que, después de uno de los Consejos de Ministros, se acercó a Franco y le dijo: “Cuánto odio a los comunistas“. Franco respondió que él también. Volvió a decir lo mismo, obteniendo la misma respuesta. A la tercera vez, sin embargo, dijo “Cuánto odio a los comunistas, pero sobre todo porque me han hecho posicionarme en el otro bando“.

Vaya por delante que no odio a nadie, ni siquiera a los terroristas, sean del pelaje que sean. Pero sí es cierto que, viendo lo que dicen los antitaurinos (supuestamente porque “quieren” a los animales) y los nacionalistas periféricos (que no aguantan nada español, pero no protestan contra los toros embolados porque son “nacionalistas“), y a pesar de la poca gracia que me hacen a mí los toros (es bastante distinto lo que hacen los recortadores), no tengo más remedio que afirmar la vergüenza ajena que me producen los comentarios que hemos tenido la desgracia de leer en los pasados días. Sólo puedo decir que jamás voy a poder apoyar a gente que odia a otro ser humano con tanta inquina, sea cuál sea la razón.

Veamos algunos ejemplos: Continuar leyendo “Antitaurinos”

Anuncios